martes, 29 de mayo de 2012

Homofobia permitida en centros publicos


La organización de ultra-derecha Hazte Oír dio comienzo, el viernes pasado, al Congreso Mundial de Familias en el Palacio de Congresos de Madrid. El centro público acogió el evento durante todo el fin de semana. Los contenidos que pretenden dar "soluciones a la homosexualidad" y desplegar sus ideales homófobos y machistas se llevaron a cabo en el evento pese a la presión ejercida por Universo Gay, Público e Izquierda Unida.


El evento, desarrollado por Hazte Oír junto a otras organizaciones extranjeras bajo el patrocinio de medios como Intereconomía, ABC o La Razón, contó con ponentes como el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plá, quien fue denunciado por su promoción del odio hacia la diversidad sexual.

El escritor estadounidense Richard Cohen, autor del libro 'Comprender y sanar la homosexualidad', también participó en el evento para ofrecer la ponencia 'Soluciones al comportamiento homosexual', tratando la homosexualidad como si fuera una "enfermedad" y ofreciendo los supuestos métodos para cambiar dicha orientación sexual.

Papel ejercido por la prensa, las organizaciones y los partidos políticos


Universo Gay fue el primer medio de comunicación en denunciar públicamente los contenidos homófobos y machistas que se llevarán a cabo en el Congreso Mundial de Familias, informando del evento durante los últimos días con la intención de visibilizar la responsabilidad de los distintos componentes de la sociedad en la realización del evento.

Universo Gay se puso en contacto inicialmente con el Palacio de Congresos de Madrid, al ser el centro público en el que se había planificado la realización del evento y que finalmente acogió el mismo.

Sin embargo, pese a exigir responsabilidades al Palacio de Congresos de Madrid, al permitir que un evento homófobo tenga lugar en sus instalaciones pese a conocer con más de una semana de antelación los contenidos del mismo, desde el Departamento de Prensa se eximieron de cualquier tipo de responsabilidad, alegando que ellos no se posicionan "sobre los contenidos del Congreso" y que se limitan a "alquilar los espacios" para cualquier tipo de evento.

Universo Gay terminó poniéndose en contacto con el Instituto de Turismo de España, responsable del Palacio de Congresos de Madrid, para notificar los contenidos homófobos del Congreso Mundial de Familias e intentar que alguien asuma la responsabilidad que le corresponde al Palacio de Congresos de Madrid por permitir la realización del evento.

Sin embargo, desde el Instituto de Turismo manifestaron que "estaría bueno" impedir el Congreso Mundial de Familias por mucho contenido homófobo que lleve a cabo, alegando que se producirá porque "estamos en un país libre y cada uno hace lo que quiere", apelando a una supuesta libertad de expresión que va en contra de la salud pública de los ciudadanos al difundirse que la homosexualidad es una "enfermedad", pese a carecer del aval médico dicha afirmación.

Universo Gay, tras comprobar de primera mano que tanto el Palacio de Congresos como el Instituto de Turismo no tenían la intención de afrontar sus responsabilidades, y después de comprobar que ningún medio de comunicación había informado de la homofobia del evento, se puso en contacto con la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Izquierda Unida (IU), el Partido Socialista (PSOE), Unión, Progreso y Democracia (UPyD), El País, Público, Europa Press y con la diputada y activista socialista Carla Antonelli.

El resultado de dicha búsqueda de condenas hacia el evento por parte de organizaciones, partidos políticos y medios de comunicación se saldó con un comunicado por parte de Izquierda Unida (IU) en contra del Congreso Mundial de Familias y con la difusión del enlace a la noticia de Universo Gay por parte de la diputada socialista Carla Antonelli en la cuenta que la misma tiene en Twitter, lugar desde el que se preguntó si el Partido Popular pretende luchar con eventos así contra la discriminación en la Comunidad de Madrid.

Boti García Rodrigo, presidenta de la FELGTB, también se sumó a la condena del evento en una pequeña charla telefónica que llevó a cabo con Universo Gay, en la cual manifestó que "tenía noticias de que iba a producirse este evento. La verdad es que me deja estupefacta y verdaderamente indignada el hecho de que temas como este se quieran llevar adelante en un foro. Hay cosas que son inadmisibles".

Sin embargo, pese a que desde Universo Gay pedimos a la presidenta de la FELGTB que emitieran un comunicado desde la federación para presionar en contra del evento y conseguir que los medios de comunicación informaran de una vez sobre la homofobia del Congreso Mundial de Familias, la organización no ha emitido finalmente ningún tipo de comunicado al respecto, manteniéndose en silencio, junto al resto de organizaciones LGTB.

El comunicado que Izquierda Unida emitió tras ponernos en contacto desde Universo Gay con el Área de Libertad Sexuales de la formación política, permitió que distintos medios de comunicación dieran finalmente información sobre la homofobia del evento, aunque dicha cobertura se limitara a la difusión del comunicado.

El activista Shangay Lily también se sumó a la condena del Congreso Mundial de Familias el pasado martes desde el diario Público, pidiendo penas de cárcel en base al artículo 510 del Código Penal, el cual establece pena de prisión por incitación al odio o a la violencia por la orientación sexual de los ciudadanos, entre otros motivos.

Hazte Oír emplea la mentira y el ataque para defender el Congreso


Tanto desde Hazte Oír como de la web Outono, la cual está implicada en el Congreso Mundial de Familias mediante intereses económicos de más de 18.800 euros por la realización de la web del evento, han empleado en los últimos días la mentira y el ataque como manera de hacer frente a las acusaciones de homofobia que se han vertido en contra del Congreso.

Tras manifestar, en referencia a la presión ejercida en contra del evento por parte de Universo Gay, que "una web gay ejerce presiones para que se censure el Congreso Mundial de Familias", tanto Hazte Oír como Outono han continuado mintiendo y atacando a cualquier medio o partido político que haya condenado la homofobia del evento.

Los responsables del Congreso Mundial de Familias, en lugar de asumir públicamente el programa homófobo que ellos mismos han desarrollado, han mentido y atacado a nivel mediático a Universo Gay, Izquierda Unida y al diario Público, evitando con ello aportar los argumentos de los que carecen para sostener un evento que fomenta el odio hacia la diversidad sexual.

Desde Outono, en referencia al artículo en contra del Congreso Mundial de Familias publicado por el activista Shangay Lily en el diario Público, han expresado que "queda en evidencia, una vez más, el peculiar sentido de la democracia que tienen en el lobby rosa: parecen creerse con derecho a insultar y calumniar a los demás, pero no toleran siquiera que los demás discrepemos de sus tesis ideológicas".

Dichas declaraciones se producen pese a que fomentar la idea de que la homosexualidad es una "enfermedad" a la que el escritor Richard Cohen debe aportar "soluciones" sea un atentado contra la salud pública y los derechos de la comunidad LGTB que poco tiene que ver con la libertad de expresión y las creencias en las que los colectivos homófobos luchan sin descanso por incluir dentro de las mismas su oposición al reconocimiento de los derechos de una parte de la ciudadanía en base a su orientación sexual o identidad de género.

También desde Outono han atacado el papel de liderazgo político asumido por Izquierda Unida en contra del Congreso Mundial de Familias, alegando que "la formación comunista se ha unido a los intentos de censura del Congreso Mundial de las Familias lanzados desde el lobby rosa" y rechazando que, pese a que acogen contenidos machistas como la ponencia "Autenticidad de la mujer: redescubriendo la vida en el hogar", el evento vaya en contra de las mujeres. Para avalarlo alegan que no es machismo porque hay mujeres implicadas en la realización del evento. Si ello fuera cierto, políticos como el republicano Greg Davis, quien salió del armario tras trabajar en contra de los derechos de la población homosexual, no habrían ido en contra de la diversidad sexual.

"Desde el portal Universo Gay nos llaman excluyentes. La argumentación de estos grupos de supuesta defensa de los homosexuales roza el delirio", han alegado desde Hazte Oír en un correo electrónico enviado a sus más de 230.000 miembros.

Hazte Oír también se ha manifestado contraria a que la presidenta de la FELGTB, Boti García Rodrigo, haya condenado en declaraciones a este portal la homofobia del evento, manifestando que la activista "se ha sumado a este aquelarre totalitario y nos acusa de violentos y aún de criminales".

La organización alega que Universo Gay quiere "tapar la boca a quienes denuncian sus mentiras", nuevamente, atacando a quienes difunden la verdad pero sin aportar prueba alguna, al contrario que este portal.

Fomentar el miedo y la crispación para recaudar dinero


Hazte Oír reconoce en el comunicado enviado a sus 230.000 miembros que Universo Gay se puso en contacto con el Instituto de Turismo de España. Sin embargo, la organización se limita a decir que se produjo dicho contacto, sin dar a conocer a sus seguidores que el Instituto de Turismo de España defendió la realización del evento.

Pese a dicho apoyo, el cual descarta cualquier tipo de duda que pudiera tener Hazte Oír sobre la realización del evento en el Palacio de Congresos de Madrid, al contar con el apoyo explícito del Instituto de Turismo, la organización ha preferido ocultar en los últimos días dicha información a sus miembros, fomentando el miedo hacia una hipotética cancelación del evento.

El motivo por el que la organización ha ocultado dicha información y ha mentido en el resto del correo electrónico enviado a sus miembros y en su web es por la pérdida de hasta 127.000 euros que estarían sufriendo por la realización del evento, según han notificado en el presupuesto difundido por la organización (PDF).

Tras fingir miedo y fomentar la crispación, la propia Hazte Oír pide a sus miembros, para evitar que el evento sea prohibido, pese a que dicha posibilidad fue descartada desde hace más de una semana por el Instituto de Turismo de España, que se inscriban a la totalidad o a parte del evento, con el objetivo de recaudar más dinero con las entradas de hasta 340 euros que han puesto a la venta.

Sin embargo, pese a que Hazte Oír pueda sufrir pérdidas de más de 120.000 euros, en caso de que la política de miedo y crispación sin fundamento que han promovido en los últimos días no les haya dado el resultado económico que deseaban, pueden confiar en el apoyo de la Iglesia Católica, la cual tal vez comparta con la organización parte de lo que recaude gracias a los ciudadanos que marquen la casilla de la iglesia en su declaración de la renta, en agradecimiento por la campaña en dicho sentido difundida por Hazte Oír.

El Partido Popular debe asumir su responsabilidad

El ministro José Manuel Soria López, responsable del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, tiene bajo su control tanto el Instituto de Turismo de España como el Palacio de Congresos de Madrid, motivo por el que el permiso para la realización del evento y el silencio vivido al respecto también afecta al gobierno del Partido Popular, el cual debe asumir responsabilidades al respecto.

Si la política económica del Partido Popular está siendo dirigida desde las principales potencias europeas, Alemania y Francia, la política social que ha defendido hasta el momento la formación política está dirigida por la Iglesia Católica, Hazte Oír y otros colectivos similares que continúan intentando imponer un modelo caduco de sociedad en un país que ha vivido enormes progresos sociales en la última década.

El Partido Popular ya ha cedido ante la presión de los colectivos de ultra-derecha que gobiernan la formación política, trabajando en contra del aborto, absteniéndose de condenar la promoción del odio que fomenta la Iglesia Católica y que ha quedado patente en las últimas semanas ante la abstención del partido en la condena hacia el homófobo obispo de Alcalá de Henares, y con el recurso en contra del matrimonio igualitario que presentó y mantiene en el Tribunal Constitucional.

En un momento en el que los miembros del Tribunal Constitucional exigen la renovación de la institución, la cual implicará un mayor control por parte del Partido Popular del tribunal, gracias a la mayoría absoluta de las últimas elecciones, y ante las continuas cesiones que han realizado desde el PP a los colectivos de ultra-derecha desde que ganaran las elecciones de noviembre, las dudas en torno al futuro del matrimonio entre personas del mismo sexo vuelven a reavivarse. Especialmente ante la falta de presión que las organizaciones LGTB han demostrado en temas que afectan al colectivo, como el Congreso Mundial de Familias.


Fuente: Ponte en mi Piel



No hay comentarios: